Historia

 
2000 años de historia

En la Antigüedad, Poitiers (Lemonum) era la capital de un territorio habitado por el pueblo de los pictones, con el inicio de las primeras calles, edificios públicos y un recinto urbano. La ciudad que se asentó sobre un espolón rocoso en la confluencia de dos ríos, el Clain y el Boivre, experimentó su auge con la conquista romana, en el siglo I antes de nuestra era. Hacia finales del siglo III, se edificó una importante muralla.

En la Edad Media, la ciudad se definió en torno a su función religiosa. La construcción de un baptisterio en el siglo V refleja los inicios del cristianismo. En la época romana se multiplicaron las obras de construcción: las iglesias Notre-Dame-la-Grande, Saint-Porchaire, Saint-Germain, las colegiatas Sainte-Radegonde, Saint-Hilaire, la catedral Saint-Pierre o incluso la abadía Saint-Jean de Montierneuf.





La ciudad conoció una época de prosperidad bajo la poderosa dinastía de los condes de Poitou-duques de Aquitania, entre los siglos X y XIII. Se edificó un palacio simbólicamente dispuesto frente al barrio episcopal, en la cima del promontorio. En 1204, una carta comunal permitió construir un cuerpo de oficiales municipales, con un alcalde a la cabeza. La Universidad, fundada en 1431, se situó en la palestra de las instituciones que marcarían de forma duradera la identidad de la ciudad antigua.

Ciudad erudita, Poitiers también era famosa entre los viajeros, que admiraban, entre otras cosas, la imponente muralla erigida en la época de Leonor de Aquitania – una muralla que se convertiría, con el paso del tiempo, en el símbolo de la ciudad y de su pasado medieval. Poco a poco, la arquitectura y la decoración se fueron abriendo a las influencias del Renacimiento: hermosos palacetes particulares se codeaban con las casas de entramado de madera.




La realización de bulevares periféricos y la llegada del ferrocarril en el siglo XIX dinamizaron el casco antiguo y favorecieron la ampliación urbana. El siglo XX prolongó la modernización conservando su herencia patrimonial.


A las puertas del siglo XX, los suburbios se expandieron con respecto al antiguo enclave determinado por el Boivre y el Clain, hasta alcanzar progresivamente, tras la segunda guerra mundial, las mesetas colindantes.


Poseedora de una larga historia, la ciudad de Poitiers no se quedó en un paisaje urbano inmutable. A su vez, el siglo XX dejó su huella en la fisionomía familiar de la antigua ciudad, a través de ambiciosos programas arquitectónicos que proponían nuevos materiales y volúmenes diferentes.


En el centro de la ciudad, las construcciones contemporáneas juegan con las diferentes épocas de las edificaciones que las rodean. Los arquitectos optaron por ilustrar este concepto de continuidad entrecruzando hábilmente vestigios del pasado y creación. Así pues, los edificios modernos llevan consigo la memoria del lugar donde se asientan como, por ejemplo, el museo Sainte-Croix, el Consejo Regional, el Consejo General, la Mediateca François Mitterrand, el îlot des Cordeliers y el Teatro-Auditorio.




Tres célebres batallas

2000 años de historia y de momentos memorables. Clovis en 507, Charles Martel en 732 o incluso el rey Juan II el Bueno 1356 frente al Príncipe Negro. Son algunos de los personajes que han dejado su huella en la historia de la ciudad y en la historia de Francia. Tres grandes conflictos en las tierras poitevinas, contra los visigodos, los árabes y, por último, los ingleses, marcaron la historia. Así pues, Poitiers estuvo en manos de los ingleses durante veinte años en el siglo XIV.

Poitiers también acogió durante unas semanas al gobierno belga con motivo de la ofensiva alemana de 1940. Los servicios establecieron su cuartel general en el Hôtel de France. En la actualidad, una de las 6 copias oficiales del Manneken-Pis, símbolo de Bruselas, se expone en la comisaría de policía como reconocimiento de ello.



Personajes ilustres

La ciudad conserva la memoria de personajes públicos que forjaron su reputación y notoriedad por sus acciones memorables. Santa Radegunda, que fundó el primer monasterio femenino, o san Hilario, elevado al rango de Padre de la Iglesia. Condes de Poitou-duques de Aquitania o incluso personajes ilustres tales como Leonor de Aquitania o Juana de Arco.

Pierre de Ronsard, Joachim du Bellay o René Descartes estudiaron en Poitiers. François Rabelais y Jean Calvin dejaron su huella en esta ciudad. Camille Guérin o Michel Foucault nacieron aquí. Tales son los grandes nombres de la literatura, la medicina y la historia de Francia que contribuyen con la fama de Poitiers.

 
 
Oficina de Turismo de Poitiers
45, place Charles de Gaulle - BP 377 - 86009 Poitiers cedex
Tel. : +33(0)5 49 41 21 24 - Fax : +33(0)5 49 88 65 84 - póngase en contacto con nosotros por e-mail
Del 21 de septiembre al 19 de junio: de lunes a sábado de 09.30 a 18.00 horas.
Del 20 de junio al 18 de septiembre: de lunes a sábado de 10.00 a 19.00 horas.
El domingo de 10.00 a 18.00 horas